Páginas vistas en total

viernes, 25 de noviembre de 2016

Y EL MINISTRO DE JUSTICIA SE FUE POR LOS CERROS DE ÚBEDA.

Por fin, más de un año después de su última comparecencia ante el Senado, el gobierno se sometió a una sesión de control. Se acabaron las excusas de gobierno en funciones para no comparecer ni dar explicación alguna sobre su acción de gobierno. Algún día (o año) de estos el Tribunal Constitucional resolverá sobre la cuestión (a buenas horas).

Pues bien, en el Pleno celebrado el pasado martes tuve la oportunidad de formular una de las preguntas orales a los miembros del Gobierno, en este caso al Ministro de Justicia, Sr. Rafael Catalá Polo.

La pregunta era la siguiente: ¿cree el Gobierno que el Ministerio Fiscal es un instrumento a su servicio que puede utilizar para ejecutar su política criminal?.


La formulación de la pregunta surgía por una reciente entrevista en una conocida emisora de radio donde el Ministro dijo que "la Fiscalía puede recibir instrucciones por escrito del Gobierno". Además añadía que, "a fin de cuentas, en todo el mundo, la Fiscalía es un instrumento para el desempeño de la política criminal del Gobierno". Aquí os dejo el enlace de la entrevista.

Asociaciones de Fiscales como la Unión Progresista de Fiscales (comunicado) ya habían formulado su queja por el desconocimiento del funcionamiento de la Fiscalía del Ministro ante tales expresiones y advertían de su inidoneidad para ostentar el cargo.

La respuesta inicial y escueta del Sr. Catalá fue decir que el Gobierno cree estrictamente en la ley. Por supuesto, solo faltaría.

Visto que no contestaba a lo preguntado insistí en la réplica, explicándole que lo que prevé el articulo 8 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal es que el gobierno puede interesar del Fiscal General del Estado que promueva ante los Tribunales las actuaciones pertinentes en orden a la defensa del interés público. Pero claro, interesar no es lo mismo que dar instrucciones y ni la Constitución ni el Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal dicen que el Gobierno pueda dirigir instrucciones escritas ni, evidentemente, tampoco verbales, al Ministerio Fiscal. 

Eso ocurría en la dictadura, pero no en democracia.

La contraréplica del Ministro siguió en la misma línea ajustándose a lo establecido en el referido artículo 8 del Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal, sin reconocer en ningún momento que se equivocó al decir lo que dijo en la entrevista radiofónica, o, lo que es peor, que le traicionó el subconsciente.


Preocupantes las palabras del Ministro de Justicia en la entrevista radiofónica que no quiso aclarar en la sesión de control del Gobierno. Y más si tenemos en cuenta los hechos conocidos en los últimos meses con las palabras del reprobado Ministro de Interior ("esto la Fiscalía te lo afina") y con la pretensión de pasar en el futuro la dirección de la investigación penal al Ministerio Fiscal.

A este respecto conviene recordar que el Consejo de Europa viene demandando más autonomía del Ministerio Fiscal y que sus presupuestos dejen de depender del Ministerio de Justicia para poder decidir independientemente qué recursos destina a los casos que cree prioritarios, sin control político. Pero las palabras del Ministro no ayudan y flaco favor le hace a la Fiscalía.

Aquí os dejo el enlace al desarrollo del debate de la pregunta oral.

Desconocimiento, error o traición del subconsciente. La duda persiste.

Estaremos vigilantes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario