Páginas vistas en total

domingo, 29 de mayo de 2016

LA IMPORTANCIA DEL SENADO. ACABEMOS CON LA MAYORÍA DE BLOQUEO DEL PP.

Desde que el pasado mes de diciembre fui elegido Senador por En Comú Podem mucha gente me pregunta para qué sirve el Senado. Ahora con unas nuevas elecciones a la vista el 26J, en la que repito como número 3 por Barcelona intento explicar en este post cuál es la importancia del Senado, si bien es evidente que necesita una total transformación pues la sensación compartida por mucha gente es que no deja de ser un retiro dorado en agradecimiento de los servicios prestados a miembros de los partidos del bipartidismo, lo cierto es que sólo podremos cambiar el Senado y el "establishment" desde dentro.


Por ello, es imprescindible lograr una mayoría en el Senado y sobre todo evitar que se repita una mayoría absoluta del Partido Popular como en la breve XI Legislatura. De las consecuencias del bloqueo del PP ya escribí en mi anterior post "El bloqueo del PP al trabajo en el Senado.

Veamos primero cuál es su función.

Función del Senado:

La Constitución le otorga también las tres funciones de todo Parlamento: la potestad legislativa, la aprobación de los presupuestos y el control de acción del Gobierno.

-Potestad legislativa: A pesar de esa potestad siempre está supeditada al Congreso, que es quien inicia las leyes, excepto en un caso, los proyectos del Fondo de Compensación Interterritorial, en el que el Senado tiene prioridad al Congreso, por lo que prácticamente se convierte en una cámara de segunda lectura.

Respecto de los proyectos legislativos que llegan del Congreso, el Senado habitualmente tiene dos meses o 20 días si son de tramitación urgente para introducir enmiendas (mayoría simple) u oponer su veto (mayoría absoluta). A su vuelta al Congreso, las enmiendas introducidas por el Senado se aceptan o rechazan por mayoría simple y el veto puede levantarse por mayoría absoluta o por mayoría simple dejando transcurrir dos meses desde la interposición del veto. 

-Presupuestos: Se trata de la aprobación de los Presupuestos Generales del Estado, cuya repercusión en las políticas sociales a llevar a cabo es primordial. El procedimiento es similar al de la potestad legislativa aunque con determinadas particularidades, pues lo presenta el Gobierno y la presentación de enmiendas está sometida a condiciones más estrictas pues cualquier aumento debe ir acompañado de una baja de igual cuantía en la misma sección. 

-Control al gobierno: Se realiza a través de los diversos instrumentos que tienen los senadores: mociones, interpelaciones, preguntas, informes, comparecencias o comisiones de investigación.

Asimismo otras funciones del Senado son:

-Autorización de tratados internacionales: Para que un tratado internacional sea ratificado por España se necesita la autorización de ambas cámaras. En caso de desacuerdo entre ambas Cámaras se constituye una Comisión mixta entre ambas para alcanzar un acuerdo. Si el desacuardo persiste decide el Congreso por mayoría absoluta.

-Elección de miembros de órganos constitucionales: 4 magistrados del Tribunal Constitucional. 10 vocales del Consejo General del Poder Judicial, 6 consejeros del Tribunal de Cuentas, ...

-Función de integración territorial: En ellas el Senado iguala sus poderes con el Congreso o incluso, en algunos casos tiene prioridad o exclusividad: Autorización de los acuerdos de cooperación entre Comunidades Autónomas, dotación, distribución y regulación del Fondo de Compensación Interterritorial, leyes de armonización entre Comunidades.

Aquí se incluyen dos de las funciones principales y más polémicas:

    -Adopción de medidas para obligar a las Comunidades Autónomas al cumplimiento forzoso de sus obligaciones constitucionales y legales o prevenir su actuación cuando atente gravemente contra el interés general de España.

   -Autorización para proceder a la disolución de los órganos de las corporaciones locales en el supuesto de gestión gravemente dañosa para los intereses generales que suponga incumplimiento de sus obligaciones constitucionales.

Composición y elección: 

El Senado se compone por 208 senadores elegidos por sufragio universal, que son los que se van a elegir el próximo 26J y actualmente por otros 48 senadores por designación de las Comunidades Autónomas. En total a día de hoy 256 senadores.

A diferencia del Congreso, las candidaturas al Senado son personales con listas abiertas. El sistema electoral del Senado es el mayoritario y salen elegidos los cuatro candidatos más votados en cada provincia peninsular, es por ello que mientras en Barcelona en las últimas elecciones se necesitaron más de medio millón de votos para ser Senador, en Badajoz o Soria, por ejemplo, fueron suficientes 13.000 votos. Choca que en una cámara de representación territorial la circunscripción sea provincial y no por Comunidad Autónoma.


Respecto de la importancia del Senado y del dominio del bipartidismo y especialmente del PP en el Senado os recomiendo dos artículos del Catedrático de Ciencia Política, Francesc Sellarés:  El Senado y su importancia para el cambio y El Senado y su importancia para el cambio (II).

Para las reformas constitucionales que se proponen, entre ellas la reforma del Senado, es imprescindible terminar con la ficticia mayoría de bloqueo del Partido Popular gracias a un sistema electoral que les favorece y ahí es donde hay que insistir. Lamentablemente el PSOE no quiso acabar con esa mayoría con listas conjuntas para el Senado pero habrá que luchar e insistir provincia a provincia para obtener el mayor número de senadores del cambio. 

Nos jugamos mucho y para eso necesitamos al Senado: el rescate social, el encaje territorial, la reforma de la ley electoral, ... suficientes razones para acabar con la mayoría absoluta del PP. 

La única forma de cambiar las instituciones es desde dentro. Revolucionemos el Senado.




2 comentarios:

  1. Hola Joan. Gracias por tu blog. No acabo de entender como es posible querer mejorar el Senado a través de la representación provincial, cuando el propio sistema ha querido buscar una mejor representatividad a tráves de los Senadores designados. Y cuando, está demostrado que los problemas sociales y políticos ya no tienen una raiz provincial. Por lo tanto ya no es necesario buscar tantas complicidades provinciales

    ResponderEliminar
  2. Es cierto. El Senado está sobredimensionado y habrá que buscar una fórmula para que sea una auténtica cámara de representación territorial (de CCAA y no de provincia). Su función de segunda lectura no tiene demasiada justificación y tampoco el elevado número de senadores y su coste económico.

    ResponderEliminar