Páginas vistas en total

sábado, 10 de octubre de 2015

RESPETO

Hace unos días asistí al que supongo será mí último juicio de faltas, eliminados por la reforma del Código Penal.

Tuve suerte en el señalamiento, era a las 9.30 horas (seguramente porque era la segunda vez que se señalaba), o sea, el primero de una larga lista de catorce señalamientos para ese día.

Mi cliente tuvo que faltar al trabajo lógicamente para asistir como denunciante al juicio, un par de testigos tuvieron que dejar también su trabajo, quehaceres habituales, organización para llevar a los niños al colegio con reclutamiento de abuela, etc., pero todo sea por colaborar con la administración de justicia.

A las 9.20 horas estábamos en la puerta de la Sala de Vistas todos los "actores" de este primer acto del día de ese Juzgado. Incluso la oficial del Juzgado iba pidiendo los carnets a los intervinientes. 

¿Todos?. No, su Señoría y el Secretario Judicial todavía no habían llegado.

Pasan los minutos, el cliente se va poniendo nervioso, pues aunque para muchos de los que pisamos los Juzgados, un juicio de faltas sea una minucia, para el justiciable y más en este caso que nunca había pisado un Juzgado, es su asunto, su problema y que se quiten Casos Gurtel, Rato y demás.

Sigue transcurriendo el tiempo y llegamos a las 9.55. El pasillo se llena de gente pues ya están los del juicio de las 9.45 y alguno del de las 10.00 y el de las 10.15 horas.

Y de pronto veo pasar delante de la Sala de Vistas a su Señoría y al Secretario Judicial acompañados por otros Jueces bajando las escaleras con destino ... al bar. La oficial pone cara de circunstancias. Algunos testigos empiezan a mirar el reloj y hacer todo tipo de imprecaciones silenciosas.

Y así hasta las 10.30, es decir con una hora de retraso que se inicia el primer juicio.


Por supuesto sin ninguna clase de explicación ni disculpa. 

Los que me seguís en twitter @JoanComorera1sabeis que soy muy crítico con la falta de medios que sufre la Justicia en España y defiendo encarecidamente a los Jueces que han de soportar una carga excesiva de trabajo con unos medios paupérrimos, pero lo que no puedo soportar es que olviden una máxima, que es el respeto al justiciable y a todos los usuarios de la Justicia.

Desconozco los motivos por los que teniendo señalamientos desde las 9.30 horas ese día se van a almorzar a las 9.55 y los juicios no empiezan hasta las 10.30, no sé si han estado de guardia, ni a qué hora han llegado al Juzgado y porque no vienen almorzados de casa como yo, pero es una falta de respeto con todas aquellas personas que esperan en el pasillo de la sala de vistas. A los abogados, sí, pero sobre todo con todas aquellas personas, que como mi cliente, es la primera vez que pisan una Sala de Vistas y que se llevan una impresión completamente negativa de aquellos que están encargados de hacer Justicia.

La Justicia emana del pueblo y los Jueces son servidores públicos, no lo olviden.  


No hay comentarios:

Publicar un comentario